Ley para Regular a las Instituciones Financieras - Operadora de Negocios Consolidé
febrero 25, 2019

Ley para Regular a las Instituciones Financieras

Dentro de las innovaciones que ha supuesto el avance tecnológico, particularmente en el ámbito digital, el mundo financiero se ha visto sacudido desde sus cimientos mismos, con nuevas herramientas, canales de financiamiento y formas de inversión que dinamizan el comercio y la vida económica en general, pero cuya velocidad de implementación ha dejado muchos huecos riesgosos para todos sus actores (inversores, comerciantes y la banca y sus usuarios). Con ese fin, se decretó la llamada la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como Ley Fintech.

En este artículo vamos a analizar el contenido y cobertura de esta ley, su objetivo y la forma en afecta al quehacer económico, y en particular a las FinTech en sí.

¿Qué es la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera?

En el 2017 términos como transferencia electrónica, criptomonedas y crowdfunding acompañaban la emergencia de la banca y del comercio electrónicos. Detrás de ellos, surgían pymes y startups conocidas como instituciones de tecnología financiera (fintechs). Su actividad efervescente a través de dispositivos, aplicaciones y sitios web que pronto dejó clara la necesidad de una regulación que protegiese a inversores, clientes, cuentahabientes e instituciones ante un gran número de fraudes, robos de datos, infiltraciones y otras actividades criminales digitales, además de que era necesaria una normativa que regulase los intercambios, ventas, inversiones y todo el amplio espectro de la actividad económica de las fintechs.

Por esa razón, el 5 de diciembre de 2017 las Cámaras de senadores y diputados aprueban la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, que tiene el objetivo de establecer una normativa, controles y regulación para la prestación de servicios financieros en forma electrónica, con la idea de hacerlos consistentes, legales y justos, a la vez que se mitigan riesgos y se potencia su expansión.

Cómo afecta la ley Fintech

La llamada Ley FinTech tiene 145 artículos, distribuidos en 7 títulos, y modifica leyes financieras vigentes como la Ley de Instituciones de Crédito, Ley del Mercado de Valores y la Ley de la Comisión Nacional Bancaria y Valores, entre otras normativas.

El cumplimiento de la Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera es supervisado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y por el Banco de México.

¿Cuál es el objetivo principal de la Ley FinTech?

La Ley Fintech tiene cuatro finalidades principales:

  • Establecer la organización, operación y funcionamiento de las instituciones de tecnología financiera.
  • Regular los servicios financieros ofrecidos por estas instituciones de tecnología financiera.
  • Regular los servicios financieros realizados por medios innovadores.
  • Fijar un marco regulatorio que proteja a los usuarios de las plataformas tecnológicas, que sea abierto y flexible para adaptarse y potenciar innovaciones futuras y promover la inclusión financiera.

Un aspecto vital dentro de la Ley Fintech es evitar que las tecnologías financieras puedan ser un caballo de Troya para la financiación ilegal, el acopio de recursos para el terrorismo y el lavado de dinero. Para prevenir estos y otros riesgos, la Ley para regular a las Instituciones de Tecnología Financiera promueve estándares mínimos de identificación del cliente, aprobados y probados dentro de marcos regulatorios internacionales, como la firma electrónica avanzada y los datos biométricos.

¿A qué empresas regula la Ley Fintech?

A grandes rasgos, esta ley regula la operación de instituciones de crowdfunding (financiamiento colectivo), de fondos de pago electrónico y de operación con activos virtuales.

Es decir, esta ley regula la operación de monederos en línea, las compras y transferencias a través de un smartphone, las formas de financiamiento participativo a través de sitios web, el uso de criptomonedas e incluso los servicios de asesoría financiera electrónica y de obtención de firmas electrónicas para que los usuarios accedan a estos servicios.

Los principios de la Ley FinTech

Los principios en los que se basa la Ley Fintech son:

Inclusión e innovación financiera: las instituciones de tecnología financiera suponen un importante factor de expansión de la base de servicios financieros, pues además de aumentar las terminales para realizar operaciones (basta un celular para efectuarlas) promueven el abaratamiento de sus costos.

Promoción de la competencia: la Ley FinTech establece requisitos de operación, validados por la CNBV al alcance de más instituciones y con reglas de juego homologadas sin importar el tamaño de la institución.

Ley Fintech

Protección al consumidor: entre las medidas que la Ley FinTech para proteger a los usuarios de estos servicios se encuentra la Confidencialidad de su información, y las obligaciones de las instituciones de informar sobre los riesgos y responsabilidades de su operación, y de separar los recursos propios de los ingresados por sus clientes.

Preservación de la estabilidad financiera: al clarificar los requisitos y mecánicas de operación de las instituciones de tecnología financiera, se evita el miedo y la incertidumbre en la vida económica.

Prevención de operaciones ilícitas: para evitar el lavado de dinero y el financiamiento de organizaciones ilegales entre otras prácticas, esta ley establece un marco de operación para las FinTech similar al de las las instituciones financieras tradicionales, que incluye, por ejemplo, un oficial de cumplimiento certificado para la prevención de lavado de dinero, auditorías y manuales de políticas y procedimientos.

Neutralidad tecnológica: la normativa señala que el Estado no puede imponer preferencias a favor o en contra de una determinada tecnología financiera.

¿En qué te puede afectar la Ley FinTech?

La Ley Fintech incide sobre cuatro tipo de empresas:

Instituciones de Financiamiento Colectivo (Crowdfunding)

Se trata de empresas que captan recursos de usuarios que quieran involucrarse en el desarrollo de emprendimientos que no suelen ser contemplados por la gran banca, con rendimientos.

Instituciones de Fondos de Pago Electrónico (E-Money)

Aplicaciones de pago digital para cualquier operación contraída dentro o fuera de la Red, entre las que podemos citar a Pay-Pal y Marketplace, así como, plataformas de compra/venta de artículos  pagados por medios electrónicos (Amazon o Ebay).

Instituciones de Administración de Activos Virtuales (Exchanges de Criptoactivos/monedas)

El equivalente al mercado de Stock Exchange o Bolsa de Valores, con compraventa, transmisión y transformación de monedas de curso legal y cripto-activos. Estas últimas son las de situación más delicada a nivel mundial, pues pesa sobre ellas el antecedente la incautación realizada por el gobierno chino el año pasado de todo el dinero recaudado por su ejercicio.

¿De qué manera afecta a estas empresas la Ley FinTech?

La normativa permite que todas las FinTech que prestaban estos servicios lo sigan haciendo, siempre que informen a sus usuarios que se encuentran en “en proceso de autorización” de la CNBV. Mientras tanto operarán sin supervisión alguna.

Aquellas que todavía no operaban, no podrán funcionar hasta no obtener la autorización correspondiente.

Se ha conformado un comité interinstitucional de innovación financiera, compuesto por la CNBV, el Banco de México y la Secretaría de Hacienda. Estas instituciones establecerán las reglas comunes al sector y entonces darán trámite a las solicitudes de autorización de las empresas

Algunas de los requisitos con este fin ya se han fijado (como los capitales mínimos, las reglas de identificación al cliente y las medidas para la prevención de lavado de dinero). Todas las instituciones de tecnología financiera deben cumplir con una serie de requisitos universales como ser entidades reguladas y supervisadas, ser sociedades anónimas constituidas de conformidad con la legislación mexicana, ofrecer seguridad de la información y continuidad de la operación, contar con controles internos y administración de riesgos, entre otros.

Conclusión

La Ley para Regular las Instituciones de Tecnología es un avance importante en la digitalización de los servicios financieros, y en la cooptación de las FinTech para su operación y desarrollo un marco legal claro y bajo una supervisión a cargo de las autoridades financieras que minimicen sus riesgos para sus usuarios y la economía en general.

Acerca de la Ley FinTech diversos analistas han señalado que es una normativa importante, pues beneficia a las startups y pymes basados en la tecnología, las iguala en condiciones y requisitos de operación con la Banca y la Bolsa tradicionales; establece reglas de juego claras. Sin embargo, también señalan que existe una gran rigidez en el proceso de entrega de información de las FinTech y en el proceso de autorización, lo que obliga a estas empresas a separarse de sus actividades productivas para cumplir con la normativa, además de que en ciertos casos entra en conflicto con normativas vigentes.


Ángel Daniel Rodríguez Mora
Gerente Comercial
Consolidé


Financiero
About Contacto

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.