Conciencia en el Recurso Humano | Consolidé®
agosto 3, 2017

Sembrando conciencia en el Recurso Humano

linkedin-contaktoprofesional Lic. José Gabriel Arredondo Funes
Director de Operaciones Zona Centro-norte
Consolidé

En días recientes penosamente observé, un par de jóvenes que después de presentar al personal de nuevo ingreso en la empresa, se referían a él  con sobrenombres despectivos por la única razón de tener mas de 35 años.

Ya viste “al ruco”
Pregúntale “al ñor”
Se ve bien “cascarrabias”

Tal pareciera que después de los 30 y no se diga los 40 años, las personas están pasadas de moda.

¿Se han dado cuenta que al pasar de los años y después de haber obtenido una gran experiencia, muchos nos encontramos con menos oportunidades de empleo después de los temerosos 30 años?

Si bien es cierto que el promedio de vida económicamente activa se estima alrededor de los 40 años, la realidad hoy en día refleja algo completamente opuesto.

Cuantas ocasiones nos enfrentamos a publicaciones de ofertas de empleo acotadas en primer lugar por la edad.

Los requisitos que establecen un gran número de empresas en México, oscilan entre los 25 y 35 años.

Ofertas de empleo por edad en México

Edad máxima hasta los 25 años: 15%
Edad máxima entre los 28 y los 30 años: 20%
Edad máxima 35 años: 55%
Edad máxima entre los 48 y 50 años: 10%

Fuente: Asociación por la No Discriminación Laboral por la Edad o Género.

Resulta ilógico que la vida económicamente activa se detenga en la edad de mayor plenitud profesional, sobre todo si tienes la mala fortuna de iniciar en un trabajo nuevo en esta etapa.

Oportunidad para los profesionales del Recurso Humano.

Sería oportuno que las empresas y sobre todo los especialistas en Recurso humano y reclutamiento, tomaran en consideración las siguientes variables: en primer lugar los conocimientos, experiencia y competencias laborales desarrolladas, esto sin dejar de evaluar la edad cronológica, física, psicológica y social de los aspirantes a un empleo.

Pareciera que se han olvidado del artículo 1ro. de la Constitución Mexicana, el  cual prohíbe; toda clase de discriminación entre ellas el temido “rango de edad”, atentando directamente con esto a la dignidad humana y menoscabando  los derechos y libertades de las personas.

Desde el punto de vista de la juventud.

Desde el punto de vista de la juventud

Partiendo desde el punto de vista de los recién egresados de las carreras universitarias, sin considerar el tiempo que toma una especialidad como maestrías y grados adicionales tan necesarias hoy en día, que se incorporan al mercado laboral a partir de  los 22 años, nuevamente la historia es aterradora, ya que uno de los requisitos es contar con experiencia laboral, siendo que acabas de terminar tus estudios, quiere decir que la vida económicamente activa dura la penosa cantidad de 13 años para la mayoría.

Si no has logrado una exitosa carrera profesional para los 35 que te haga indispensable en la empresa en que trabajes, o que posiblemente logres poner tu propio negocio, las expectativas de una vida adulta que dura mínimo 40 años más es poco alentadora.

Si acaso pudiéramos pensar que a partir de los 40 años, las obligaciones financieras han cesado…..

Un dato relevante, nos muestra un aumento en la esperanza de vida para la población mexicana, resultando de 78.4 años para el género femenino y 72.1 años para el género masculino.

FUENTE: INEGI. Esperanza de vida según sexo, 2014.

Si bien es cierto que es urgente que la gestión del recurso humano, reclutadores o los mismos dueños de empresas cambien su forma de pensar, al observar que las competencias de una persona en edad madura constituyen una ventaja competitiva que puede traducirse en ganancias, es muy importante  que quienes se sienten tan lejos de esa “avanzada  edad” y quienes se encuentran hoy en día en “la edad preferente”, reconozcan la experiencia adquirida a través del tiempo y contribuyan con el trato digno y respetuoso de las personas adultas. Seguramente y más rápido de lo que se imaginan se encontrarán en la inmediatez de los 30.

Contribuyamos todos a evitar la discriminación laboral por la edad, como parte de una sociedad incluyente para todo aquel que merezca la oportunidad de demostrar que está capacitado para desempeñar un puesto.

No sea que estemos favoreciendo una cultura que agreda nuestro futuro laboral……

Recurso Humano
About Contacto

3 Comments
  1. RIGOBERTO CONTRERAS HURTADO noviembre 15, 2017 at 4:07 pm Responder

    Muy reveladora e interesante información, sin duda, todo un reto para cambiar esa cultura en las organizaciones.

  2. Y después de los 50??? o se está exento de perder la fuente de trabajo a esa edad por razones no inherentes al trabajador? Lo dejan en suma desventaja, la edad mínima para pensionarse es de 60 años. Que pasa con los de 51 en adelante?. Con la cultura de “no ahorro”, de que viven todas esas personas que rebasan los 51?
    Los jóvenes también deberían de formarse la cultura del ahorro, por que su AFORE no les va a cubrir ni los gastos mínimos requeridos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *